publicidad

dilluns, 30 de novembre de 2009

Jazmin


Se baño con agua de rosas, froto cada una de las partes de su cuerpo pensando en él.
Acaricio muy suavemente, y despacio, todas las zonas donde deseaba sentirle. Después seco su piel, su cabello… Hidrato todos los poros despiertos ya entonces, de aquella piel canela; el aceite de jazmín, penetraba en ella, tan fácilmente que repitió el ritual.
Olía a Jazmín…
Se vistió despacito, pensando en cada una de las prendas que pondría en su cuerpo.
Escogió colores claros. Una blusa india de algodón, sus hombros quedaban descubiertos, le parecía que era un tipo de ropa tremendamente femenina, la cual no mostraba, simplemente insinuaba… El cuello quedaba libre, nada interrumpía un posible acercamiento de aquellos labios que tanto deseaba.
Minima expresión de ropa interior, solo cubría una parte de ella, aquí no escogió el color claro, el negro era el adecuado.
El pantalón era azul claro, gastado por su uso, le hacían sentir la dulzura del tiempo pasado, y eso se mostraba al andar. Eran de tela tejana, y solo cubrían sus piernas hasta la rodilla, quizás cuando andaba tapaban un poco la rodilla, pues en cada movimiento
de la cadera, el pantalón que no se ajustaba al cuerpo, se deslizaba mostrando las tiras del tanga. Siempre le gusto andar descalza, por eso sus zapatos nunca eran cerrados;
hoy llevaría esas sandalias, de solo una tira, eran tan simples que al llevarlas se olvidaba que las llevaba, el suave ruido que hacían los cascabeles del tobillo, le hacían estar segura de tener los pies vestidos, y por supuesto el esmalte negro de sus uñas.
Su pelo largo y rizado, todavía húmedo de jazmín, se resistía a ser a ser atado, quizás por eso le costaba secarse.
Nueve anclajes rozaban su piel; seis pulseras, cinco acompañando al corazón en la muñeca izquierda, una en el tobillo derecho… tres anillos en el pulgar izquierdo.

Llego el momento, él se acerco… la abrazo, la mantuvo unos segundos hacia él; y susurro muy flojito, pero todo el cuerpo de ella temblo, me encanta este olor…
Àngels