publicidad

divendres, 9 de setembre de 2011

Erase una vez …

Erase una vez

Ana nunca pretendió ser otra cosa que aquello que hoy era; quizás debería aceptar que no existían los príncipes azules, pero jamás dejaría de creer en besos azules.

    Había saboreado besos profundos, con sabor a mar, besos rojos, cálidos y cercanos, besos de atardecer, besos purpura, besos que sabían como un abrazo de noche; sus labios aun dibujaban el color que dejan los besos prohibidos…

5 comentaris:

José María Alloza ha dit...

Esto no es una naranja ;-)
Besos azules

angels ha dit...

Mmmmmmmmm me costaba seguir con tu frase pero ...

Besos de frutas

José María Alloza ha dit...

Las frutas de color dibujan los labios prohibidos
besos sobre besos

El Bibliotecario ha dit...

Probó besos azules;profundos como y salados como el mar. Probó besos rojos, cálidos y cercanos. Probó besos púrpuras; como los atardeceres al morir en brazos de la noche.

angels ha dit...

el cuento se forma entre besos ...