publicidad

dimarts, 18 de gener de 2011

Hoy no tengo nada que decirte ...


Entre filosofía, criterios de justicia, y misticismo, mi yo esta perdido.


Hoy no tengo nada que decirte, me reboté entre el éxtasis de tus silencios

y la frialdad del espacio.

No sé exactamente el punto exacto en que mi cuerpo perdió el ritmo que tú le indicabas, quizás fue cuando sentí un escalofrío al verme reflejada en un canto, en una oda, en aquel poema triste de otoño …

Me desperté sin silencios, fueron unas cálidas palabras las que me abrazaron hoy.

Posiblemente no fueron cálidas palabras, acaso fueron sus brazos, su aliento, su lengua, su pasión, pero de algo si estoy segura: me hizo sentir como no lo hacen los amantes de Blues, me hizo sentir como lo que soy...